Esta pregunta nos la hacemos todos cuando nos hablan de los metros cuadrados de una casa, así que vamos a ver la diferencias que tienen.

Metros cuadrados útiles: es la medición, una vez terminada la vivienda, es decir, lo que tenemos dentro de ella, lo que medimos en cualquier habitáculo de la casa.

Metros cuadrados construidos: engloba toda la construcción de la vivienda. Tabiquería, aislamientos… Todo lo que es computable en la construcción, es decir, todo lo que tengamos cubierto es construido. Todo lo que tengamos sin cubrir pero terminado, como terrazas descubiertas, porches descubiertos, son mejoras a la vivienda pero no se le considera metro construido.

Por ejemplo, si quieres averiguar los metros útiles de una vivienda, siempre hay que restarle alrededor de un 15% a los metros construidos. Es decir, si un apartamento tiene 100m² construidos, tendrá 85m² útiles.

Los contratos privados son válidos para formalizar una compra-venta de una vivienda. Podemos encontrarnos varios tipos: contrato de compra-venta, opción de compra, contrato de compra-venta con arras… etc.

Nosotros en todas nuestras operaciones utilizamos el contrato de arras penitenciales y es el que siempre recomendamos cuando nos preguntan. ¿Por qué? Como escribimos en un artículo hace un tiempo, este contrato jurídicamente está amparado por el artículo 1.454 del código civil y establece un compromiso a ambas partes, y unas indemnizaciones por si alguna de las partes incumple el compromiso.

Nosotros en ningún caso damos a firmar a nuestros clientes un contrato de compraventa privado, porque por muy perfecto que esté, no termina de cerrar la duración de ese contrato de compraventa o las indemnizaciones. El contrato de arras para nosotros es el documento que protege tanto a vendedor como a comprador y deja las cosas muy claras y sin lugar a interpretaciones de ningún tipo.
Según la ley, los gastos asociados a una compra-venta exceptuando el impuesto de transmisiones patrimoniales (que le corresponde al comprador) y plusvalía (que le corresponde al vendedor), los gastos de notaría son al 50%.
Pero no siempre es así, cada operación es distinta y se puede llegar a un acuerdo entre las partes.
La compra de una vivienda es sin duda una de las experiencias más gratificantes que la mayoría de nosotros haya tenido alguna vez, aunque también es una de las que más desafíos presenta. Si es su primera compra, es posible que el proceso le resulte abrumador. E incluso si ya tiene experiencia, cada situación es diferente y presenta nuevos desafíos.

Una ventaja clara de conseguir la ayuda de un profesional de ventas es simplemente que no tiene que enfrentarlo todo solo. Un buen profesional de ventas tiene la experiencia y capacitación para ayudarlo a pasar por cada etapa del proceso, y hacer que la búsqueda, compra y mudanza a su nueva vivienda sea una experiencia tan fácil, rápida y agradable como sea posible. Otra ventaja es que el profesional de ventas representa una fuente de información valiosa acerca de las tendencias del mercado, comunidades y vecindarios, y en especial acerca de las viviendas en venta en toda el área. Recuerde que no todos los vendedores de viviendas sacan avisos en el periódico local o ponen un cartel en el jardín. De hecho, muchas casas se venden antes de que sea necesario publicitarlas. El conocimiento del mercado que un profesional de ventas le ofrece aumenta con el acceso a información completa y regularmente actualizada de cada vivienda que los profesionales de ventas del área publican a través de los listados de las asociaciones en Bienes Raices.Como verá en las siguientes preguntas, este conocimiento y servicio profesional puede ser muy útil a lo largo de todo el proceso de compra.
Servicios públicos buenos, parques y áreas de juegos lindos, servicio de transporte y comercios a mano, un historial de desarrollo firme y de planificación buena son algunas de las cosas que muchas personas consideran importantes al elegir la comunidad en la que quieren vivir.

Con respecto a un vecindario en particular dentro de un pueblo o ciudad, no existe mejor fuente de información que su profesional de bienes raíces. Los profesionales de ventas conocen a las personas y a las comunidades donde prestan servicios, y es muy posible que puedan ayudarle a encontrar un vecindario que realmente se ajuste a las necesidades de su familia.
La casa que a la larga usted va a llamar hogar tendrá un papel muy importante en la vida de su familia. Una vivienda puede ser una inversión excelente, pero lo más importante es que se ajuste a su modo de vida, con espacios y detalles que les gusten a todos los miembros de la familia.

Mientras recorre cada casa, tenga en cuenta los siguientes factores importantes:

• ¿Hay suficiente espacio para usted ahora y en un futuro cercano?
• ¿ Es la disposición de la vivienda la correcta para su familia?
• ¿Hay suficiente espacio para guardar cosas?
• ¿Será necesario cambiar los electrodomésticos?
• ¿El patio tiene el tamaño que usted quiere?
• ¿Tiene suficientes baños?
• ¿Cuánto trabajo de mantenimiento o decoración es necesario hacerle ahora mismo?¿Más adelante?
• ¿Le sirven sus muebles actuales en esta vivienda?

• Como regla general, haga todas las preguntas que quiera sobre habitaciones específicas, detalles o funciones. Preste especial atención a las áreas que podrían resultar "problemáticas", por ejemplo agregados, defectos, áreas que han sido arregladas. Y sobre todo, si siente que no le han respondido su pregunta, repítala hasta comprenderla y quedar satisfecho.

• En la mayoría de los casos, su profesional de bienes raíces podrá proporcionarle información detallada sobre cada inmueble que visita
¿Qué tipo de viviendas han vendido en el pasado? ¿Cómo son los proyectos en bienes raíces que han realizado? ¿Cómo ha reaccionado el mercado a sus proyectos? ¿Es posible calcular el retorno de inversión?

La inmobiliaria no sólo vende propiedades, también vende futuro, plusvalía y ubicación.
Las opciones de pago en bienes raíces pueden ser diversas y la inmobiliaria debería ofrecerte al detalle cada una de ellas.
Deben ofrecerte estos datos mínimos:
• Si existe algún descuento de pagar al contado el 100% o algún porcentaje del valor de la propiedad.
• El número de pagos mensuales.
• Si existen costos a cubrir al momento de firmar el contrato.
• Costos del enganche total (que no es lo mismo que el apartado).
Considera que cada opción trae beneficios y responsabilidades que se deben cumplir para el acuerdo.
El proceso de adquisición de una propiedad debe ser establecido de antemano, determinando los montos a pagar en determinada etapa del proceso: apartado, enganche inicial, pago para la firma del contrato, cantidad de la mensualidad, etc.
En este caso se debe puntualizar cuáles son los gastos extra que una inmobiliaria cubre o no.

Por ejemplo: br • Gastos de escrituración y honorarios notariales: los gastos del notario que incluyen el registro del inmueble en el Registro Público de la Propiedad que tiene un costo variante entre el 5 o el 8% de valor de la propiedad. Mucha gente comete el error de escriturar tiempo después de adquirir un bien, cuando lo recomendable es hacerlo lo más pronto posible.
• Impuesto Sobre Adquisición de Inmuebles (ISAI) (o también llamado Impuesto Sobre Traslación de Dominio, Impuesto de Adquisición de Inmuebles, entre otros que cobra cada estado.) En el caso de Yucatán, este impuesto se mantiene como el más bajo del país, ya que representa el 0.02% del valor total de una propiedad.
• Impuesto Sobre la Renta: este es pagado por el vendedor de un inmueble y ofrece una exención fiscal si el ingreso por una venta no supera los 700 mil USD.
• Seguro de la propiedad: si deseas contar con una mayor protección en caso de incendio o desastres naturales. br ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de invertir en una zona en particular?
En caso de ser una zona en desarrollo, la inmobiliaria debe informarte sobre las perspectivas de crecimiento, próximas construcciones y proyectos de infraestructura urbana. Si es una propiedad ya construida, toma en cuenta:

• Vialidades.
• Estado de la colonia, infraestructura, alumbrado, etc.
• Centros educativos y de salud cercanos.
• Lugares aledaños de recreación, parques, plazas comerciales, etc.
• Horarios de tráfico.
• Seguridad en el área.
• Tipo de inquilinos vecinos, si rentan o son propietarios, etc.
Todos estos detalles agregan o quitan valor a una propiedad. Si estás pensando en invertir debes tomar en cuenta todo esto para considerar un posible aumento o caída del valor de las propiedades de la zona.

Se deben tomar en cuenta todas las opciones de crecimiento y plusvalía para saber si en el futuro te convendría vender la propiedad, ofrecerle en renta y las cantidades que pueda implicar dichas decisiones.

Invertir en bienes raíces en Mérida es una opción que ha interesado a muchos inversionistas por sus facilidades fiscales, su ordenamiento y el boom del crecimiento económico en la región.

Recuerda siempre contar con toda la información de tu inmobiliaria para proteger tu inversión al máximo.
Elige la ubicación ideal.
La distancia para llegar de tu trabajo a tu nuevo hogar.
Los servicios cercanos a los que puedes acceder.
La conectividad.
La plusvalía de la zona.
la Plusvalía es “el aumento positivo en el valor de un bien inmueble”.
Este crecimiento de valor se da desde que compras el inmueble, hasta el momento que decides venderla en un futuro.
En esta ocasión, el tiempo es un gran aliado.
Sin embargo, cabe aclarar que “la plusvalía se genera principalmente por factores externos a la propiedad”.

Existen diferentes tipos de plusvalía que tienes que identificar…

De oferta y demanda.- El costo de las propiedades van aumentando si la demanda es mayor que la oferta, es decir, si cada vez más personas quieren vivir en una extensión limitada.

De impulso.- Ya sea por inversión empresarial o de desarrollo turístico, las fuentes de empleo y crecimiento económico en un lugar, intervienen en el aumento de valor en las propiedades de la zona.

De moda.- Aunque te parezca extraño pero, sea por el prestigio o lo atractivo de la zona, influye en el interés de las personas por pertenecer en el lugar, lo que justifica la decisión de pagar más por una propiedad en la ubicación deseada.